La educación prohibida

Es el título de una película independiente que se estreno el 13 de Agosto de este año.
El video esta disponible en youtube.

En este documental se pueden ver experiencias educativas no convencionales de América Latina y España. El documental tiene una historia de fondo que es el que conduce los diferentes aspectos que se tratan. Los educadores que aparecen en este documental pertenecen a instituciones educatitivas vinculadas a las ideas y pedagogías como la Educación Popular, Waldorf, Montessori, Cossettini, Educación Libertaria, Homeschooling y otras referencias dentro de la llamada pedagogía progresista.

Se toma como punto de partida la necesidad de flexibilizar el modo en que ha sido entendida la Educación durante los últimos 200 años. Se cuestiona los cimientos de la educación occidental, sus métodos, su sistema competitivo basado en calificaciones. 

Recomiendo a las personas que tengan relación con el mundo de la educación e incluso a quienes no la tienen, que vean este documental que invita a una reflexión profunda.

Como bien comenta @bernardosampa en su blog se suscitan preguntas a las que me gustaría dar mi humilde respuesta.

¿Por qué Occidente (y medio mundo imitándole) todavía base sus sistema educativo en un modelo nacido en la Prusia militar del siglo XIX?

Esta claro que el sistema educativo no ha evolucionado desde la época agraria, tal es así que las vacaciones de verano actuales existen debido a que era la época de cosecha y las familias requerían más manos para trabajar la tierra; en sí mismas no eran vacaciones, era tiempo de trabajo.(Esto lo cuento como una curiosidad).

En el siglo XIX, Napoleón ideo un sistema educativo militar con el objetivo de crear soldados obedientes de un territorio enemigo recién conquistado. Hoy en día sigue siendo una metodología similar. No se crean soldados para la lucha, pero se crean empleados. Otros aspectos que tampoco han cambiado son por ejemplo, que era necesario hacer una oposición para ser profesor, las escuelas privadas tenían que seguir el programa fijado por el estado, se estableció un único lenguaje oficial y la asistencia era obligatoria desde los siete hasta los catorce años.¿Os suena verdad? El principio fundamental de la escuela era la unidad nacional. Educación hacia el estado, para el Estado y por el Estado. «El Estado es el fin último y supremo» y, por tanto, era el estado quien definía el programa de la escuela en función de sus propios intereses. Algo sobre lo que últimamente estamos oyendo hablar mucho gracias a nuestro querido ministro Wert, que dedica su tiempo a expresar sus posibles nuevas reformas y exigencias educativas, tales como: “Españolizar a los catalanes” o reformar el temario común de las asignaturas escolares, limitando la decisión autonómica, para así, poder, terminar “con la dispersión” de contenidos y mejorar los resultados del sistema educativo español.

Como podéis observar, la educación no ha cambiado tanto desde la época de Napoleón. Y cuando se intenta algun progreso o “se sale del tiesto”, el estado se encarga de atarlo en corto.

¿Por qué la educación se basa en un sistema competitivo que no incentiva el trabajo en equipo y la creatividad?

Teniendo en cuenta que a sociedad actual se ha convertido en un campo de batalla, en el que debemos luchar constantemente para hacernos un lugar y un nombre en el mundo. El trabajo es una competición. La investigación es una competición. El comercio es una competición. Se trata de ser más que el otro. Hay que derrotarlo! Todo el sistema social y económico se rige por lo mismo. Al estado e incluso me atrevo a pensar que al sistema educativo en general no le interesa que los individuos sean eso, individuos. Personas, que sienten, piensan y ven el mundo de maneras muy distintas y que pueden reflejarlo expresándolo. No solo con el arte (eso es en lo que piensa la mayoría de la gente cuando hablamos de creatividad y expresión).  La escuela debería ser un entorno estimulante donde se permita expresarse de maneras diferentes; un ambiente donde las ideas nuevas o insólitas sean respetadas y valoradas; un contexto de libertad y autonomía para experimentar, equivocarse y evolucionar.

Anuncios